Navidad en Familia

Cierto es que todo pretexto es bueno para darle a la familia su importancia. Navidad 2010, hace un énfasis en la importancia en que se debe inculcar en la familia la unidad y la comprensión.

Así por ejemplo siendo el nacimiento de Jesús el hecho a conmemorar, recordemos que la Navidad en Familia significa reflexionar en los pasajes bíblicos, es aquí donde encontraremos la hermosa Familia que protagonizó la Navidad hace más de dos mil años.

La Navidad en Familia fue un acto consumado desde el instante en que María con dolores iba en la burrita y José con ella acompañándola con amor de esposo, asumiendo con responsabilidad su papel de compañero. No es únicamente el sustento familiar, el esposo es quien sujeta a su familia en todo momento.

María tiene un papel maravilloso en la Navidad en Familia, ella sentía los dolores, la fatiga, el cansancio, la incomodidad, con estoicismo, con el regocijo de saberse apoyada desde lo alto y de su valiente compañero.

Esta es la unidad a la que me refiero, la auténtica Navidad en Familia, pero qué su sucede si se prefiere otorgar más importancia a personas esporádicas, si en vez de permanecer con la Familia se elige departir con tragos y fiestas con los “amigos”, entonces podría ser que no se entienda la Navidad como se deba.

Es imprescindible darle a la Navidad el sentido familiar debido, inculcar en los más pequeños este sentido tan importante. La Familia es y debe ser entendida y asimilada como una fiesta familiar. Después de todo, quienes soportan nuestros momentos malos, nuestros fracasos o defectos son ellos, y a lo largo de nuestra jornada cotidiana son ellos los que aguantan todas nuestras fallas.

La Navidad en Familia significa procurarles a ellos un valor que le debemos y en gran medida. Si no hacemos esto, esteremos muy cerca de quebrar un valioso pilar, el que nos sustenta a nosotros mismos. Démosle a esta Navidad el valor que se merece, no dejemos solos a nuestros queridos y amorosos compañeros diarios. Porque es muy fácil pasar un rato de fiestas con extraños pero es muy difícil recuperar una Familia desgastada por nuestra propia culpa.

Los abuelitos, tíos, hermanos, todos ellos son un grupo de personas a las que vamos ignorando desconsideradamente por lo vertiginoso de nuestro andar. La Familia necesita fortalecerse con nuestros actos, con nuestro positivismo, con nuestra generosidad, obsequiémosles a ellos esta Navidad, una verdadera Navidad en Familia.

¿Te gustó el contenido? ;)



Términos relacionados:

Escrito por admin, el 31 octubre 2009.