Gozos del Niño Jesús

Navidad 2011 comparte una hermosa composición llamada los Gozos del Niño Jesús, la misma que es cantada con mucha emoción por los hogares cristianos en las vísperas de Navidad. Recordemos que la Navidad es ante todo una celebración donde los más pequeñitos aprenden a darle importancia a los valores espirituales, por eso fomentemos en ellos el amor al Salvador del mundo, nacido en un portal de Belén…

Dulce Jesús mío, mi niño adorado. Ven a nuestras almas, ven no tardes tanto!

Oh sapiencia suma del Dios soberano, que a nivel de un niño te hayas rebajado. Oh Divino infante ven para enseñarnos, la prudencia que hace verdaderos sabios.

Dulce Jesús mío, mi niño adorado. Ven a nuestras almas, ven no tardes tanto!

Niño del pesebre, nuestro Dios y Hermano, tú sabes y entiendes del dolor humano; que cuando suframos dolores y angustias siempre recordemos que nos has salvado.

Dulce Jesús mío, mi niño adorado. Ven a nuestras almas, ven no tardes tanto!

Oh lumbre de oriente sol de eternos rayos que entre las tinieblas tu esplendor veamos, Niño tan precioso, dicha del cristiano, luzca la sonrisa de tus dulces labios.

Dulce Jesús mío, mi niño adorado. Ven a nuestras almas, ven no tardes tanto!

Rey de las naciones Emmanuel preclaro de Israel anhelo Pastor del rebaño. Niño que apacientas con suave cayado, ya la oveja arisca ya el cordero manso.

Dulce Jesús mío, mi niño adorado. Ven a nuestras almas, ven no tardes tanto!

Ábranse los cielos y llueva de lo alto, bienhechor rocío, como riego santo. Ven hermoso niño, ven Dios humanado, luce hermosa estrella, brota flor del campo.

Dulce Jesús mío, mi niño adorado. Ven a nuestras almas, ven no tardes tanto!

Tú te hiciste Niño en una familia llena de ternura y calor humano. Vivan los hogares, aquí congregados, el gran compromiso del amor cristiano.

Dulce Jesús mío, mi niño adorado. Ven a nuestras almas, ven no tardes tanto!

Del débil auxilio, del doliente amparo, consuelo del triste, luz de desterrado. Vida de mi vida, mi sueño adorado, mi constante amigo mi divino hermano.

Dulce Jesús mío, mi niño adorado. Ven a nuestras almas, ven no tardes tanto!

Ven ante mis ojos de ti enamorados, bese ya tus plantas bese ya tus manos. Prosternado en tierra te tiendo los brazos y aún más que mis frases te dice mi llanto.

Dulce Jesús mío mi niño adorado. Ven a nuestras almas, ven no tardes tanto!

Has de nuestra patria una gran familia; siembra en nuestro suelo tu amor y tu paz. Danos fe en la vida, danos esperanza y un sincero amor que nos una más.

Dulce Jesús mío mi niño adorado. Ven a nuestras almas, ven no tardes tanto!

Ven salvador nuestro por quien suspiramos Ven a nuestras almas, ven no tardes tanto!…

¿Te gustó el contenido? ;)



Términos relacionados:

Escrito por admin, el 25 noviembre 2010.